domingo, 14 de noviembre de 2010

NOTA EN EL KANAL DE IBAGUÉ

 
Por los estudiantes de Comunicación Social y Periodismo
de la Universidad de Ibagué
Sara Machado, Andrés González y Katherinne Mejía

viernes, 5 de noviembre de 2010

Taller terminado en Icononzo






Informe sobre taller “Mirando cómo Miramos” en la Institución Educativa Técnica Nuestra Señora de las Mercedes del Municipio de Icononzo.

Pasadas las 8 de la mañana del 23 de Octubre se inició la presentación del proyecto “Mirando cómo Miramos” en la Institución Educativa Técnica Nuestra Señora de las Mercedes del Municipio de Icononzo. El grupo de participantes contó con lo requerido por el proyecto, 10 adultos entre los cuales variaban padres de familia y docentes, y 10 jóvenes estudiantes de la Institución.

Concluida la presentación del proyecto, se diligenciaron las encuestas y en seguida se inició el taller. Hay que resaltar la asistencia de las personas que en principio se notaron atraídos por las actividades y durante la primera sesión se vieron muy activos en la participación, tanto adultos como jóvenes dieron sus opiniones y sus experiencias relacionadas con la televisión.

Después de haber reprogramado las sesiones y los horarios del taller, se siguieron desarrollando las actividades; los análisis de los programas fueron positivos y se evidenció una mejoría al comparar los formatos “Mirando como Miramos 1 y 2”.

Los momentos que más captaron la atención, sin duda fueron la explicación de los tipos de planos y los movimientos de cámara que existen, los participantes se mostraron atentos y algunos se dispusieron a tomar apuntes. Las actividades de realización de cortos productos televisivos, capturó plenamente a las participantes, quienes gozaban al momento de verse reflejados en la pantalla y de visualización de los productos.

Los géneros televisivos fueron identificados con facilidad, no fue necesario extenderse en ese tema, ya que muchos tenían idea sobre los diferentes tipos de programas que ven cotidianamente en televisión. La reflexión del texto “El mito de la caverna” fue entendida y se realizaron aportes valiosos al momento de compararlo con los contenidos y demás aspectos televisivos. El taller finalizó el sábado 30 de Octubre.

Inconvenientes: El cumplimiento de todos los participantes no se mantuvo con regularidad durante todo el taller, de 20 personas que comenzaron, 10 terminaron completamente las 16 horas del taller. Faltó una mejor coordinación por parte del rector de la Institución.

Aspectos a resaltar: En la actividad “realizando un comercial”, los participantes tuvieron en cuenta las explicaciones dadas y manejaron con facilidad distintos tipos de plano en el producto realizado. Las actividades de cierre “propuesta televisiva” y “programación ideal” dejaron propuestas interesantes y se cree que al final se cumplió el objetivo del taller.


Por: Diego García Sarmiento – Universidad de Ibagué.

PROGRAMA DE CONCURSO EN COLEGIO DE LÉRIDA

video

miércoles, 27 de octubre de 2010

TALLER FINALIZADO EN PASTALES


Instituto Técnico Ambiental Combeima (sede Pastales)



El Mejor taller realizado

El día 21 de octubre se inició el taller en el Instituto Ambiental Combeima en la sede de Pastales, corregimiento de la ciudad de Ibagué. En este se presentaron 16 personas, entre ellos 11 adolescentes y  5 adultos. El proceso que se llevó a cabo con la Institución fue una experiencia muy agradable, porque las personas que iniciaron siempre estuvieron muy comprometidas. El  primer día se reflejó la timidez de los participantes, pero a medida que íbamos avanzando fueron expresando sus opiniones respecto a los temas tratados. 

Al siguiente día se llevó a cabo la segunda sesión, era casi imposible no encariñarse con esas personas, pues la señora María, una de las madres de familia que recibió el taller, nos consintió mucho, ese día nos llevó galletas de coco. Se presentaron inconvenientes técnicos como lo fue un adaptador para el DVD, pero siempre contábamos con posibles soluciones: dos de los jóvenes se las ingeniaron para que al DVD le llegara corriente y así poder ver el programa que teníamos previsto para esa sesión. 

El día 25 de octubre, a pesar de la lluvia, y de lo que las personas tienen que caminar, (aproximadamente 25 minutos para llegar al colegio), no faltó nadie. Es ahí donde se agradece el compromiso y el valor que le dan a cada oportunidad que tienen para educarse. Ese día la señora María nos llevó almojábanas a Priscila, mi compañera de taller y a mí. De acuerdo a los inconvenientes que se presentaron la sesión pasada, Juan, “el chico Directv”, como lo bautizamos, por ser el único que contaba con esta parabólica, ya que, muchos de ellos ni siquiera tenían televisor, nos prestó su DVD para presentar los videos que ellos habían realizado en la video cámara de la docente que nos acompañó en todo el taller, Luz Marina. 

Ellos, como nosotras, nos sentíamos satisfechos por el trabajo que estábamos realizando, ellos aprendiendo a ver la televisión de una manera crítica y nosotras conociendo sus formas de vida. 

La última sesión se llevó a cabo al día siguiente, siempre fueron puntuales, alguno antes de las 8 de la mañana estaban esperando el inicio del taller, y a nosotras para ayudarnos con las bolsas y las cajas de los refrigerios, ese día la señora María nos llevó a todos mermelada casera, las cuales se repartieron en cucharitas que ella misma llevó. 

Así mismo, todos participaron, ya la timidez no existía, siempre fueron personas muy colaboradoras, respetuosas y comprometidas con el taller. Siendo el último día nos dijeron que por qué no continuábamos y aunque hubiéramos querido que fuese más largo, ya habíamos llegado a su fin. 

Terminando la sesión, cada uno dijo lo que más le había gustado y las cosas que habían aprendido. Sentimos una satisfacción al saber que el objetivo se había cumplido y que aunque sean personas de zonas rurales con pocos recursos, son personas que tienen mucho potencial y muchas ganas de aprender.

Por: Alejandra Giraldo
Universidad de Ibagué




jueves, 21 de octubre de 2010

miércoles, 13 de octubre de 2010

Nota en RCN RADIO

Cada día se difunde más la información del Proyecto "Mirando cómo Miramos" en los medios de comunicación de la ciudad de Ibagué; así mismo, Alejandra Giraldo, ha estado como invitada en las diferentes emisoras radiales que existen en nuestra ciudad. Una de ellas es RCN Radio y ésta fue la nota:

martes, 12 de octubre de 2010

Mirando Cómo Miramos en "La Mega" 107.5 fm St.

En "El Mañanero de la Mega" estuvo como invitada la Multiplicadora Alejandra Giraldo, de la Universidad de Ibagué, quien se ha encargado de la difusión en medios de nuestro Proyecto en el Tolima y zona centro.Y esta fue la nota:


lunes, 4 de octubre de 2010

MIRANDO CÓMO VAMOS EN EL TOLIMA


El día jueves 23 de septiembre de 2010, se llevó a cabo una reunión de acompañamiento con los multiplicadores de la Universidad del Tolima y de Ibagué. El objetivo de la reunión consistió en saber cómo se ha venido desarrollando el proyecto en la ciudad de Ibagué y en el departamento del Tolima.

El evento fue conducido por el coordinador del proyecto “Mirando cómo Miramos” en el Tolima, Jairo Ordóñez; la Coinvestigadora Ángela Lópera y se contó con la presencia de Carla Ricci, Coordinadora Ejecutiva de Proyectos entre la Asociación Nacional de Universidades ASCUN y la Comisión Nacional de Televisión CNTV y Mauricio Muñoz, asistente de investigación del Proyecto, en representación de la Universidad Santiago de Cali.

El punto central de la reunión fue la discusión de los inconvenientes que se han presentado y cómo se han logrado superar. Cada multiplicador dio su punto de vista desde su experiencia como tallerista, narró a lo que le ha tocado enfrentarse en los diferentes colegios, desde que inicio el proyecto en el mes agosto a la fecha.

De otro lado, algunos multiplicadores de la Universidad del Tolima que aún no han iniciado con los talleres despejaron sus dudas sobre la realización de los talleres.

Finalmente, se especificaron los parámetros que se deben tener en cuenta para el buen desarrollo de los talleres y de la investigación que se adelanta, a la vez que se planteó la necesidad de realizar eventos de integración entre los talleristas tanto a nivel local como nacional.  


Por:
Alejandra Giraldo
Priscila Motato Bustos.




martes, 28 de septiembre de 2010

Una gran experiencia en la formación de televidentes críticos en Espinal



Colegio Félix Tiberio Guzmán - Espinal
Las ansias y porqué no, los nervios de la noche anterior del viaje al municipio de Espinal crecían, pero a su vez me motivaban aún más por hacer mi mejor esfuerzo. Era normal, pues se aproximaba mi primera sesión asumiendo mi rol como tallerista en el proyecto a nivel nacional “Mirando cómo Miramos” en representación del programa de comunicación social y periodismo de la Universidad de Ibagué a la cual he dedicado cinco años para formarme como profesional. No podía dejar una mala imagen mía y mucho menos de mi carrera.

El despertador sonó a las 5:30a.m y pasadas las 6 de la mañana cogí mi transporte para llegar al municipio de Espinal; durante el trayecto que dura un poco más de una hora, pensaba en cómo iba a comenzar mi presentación, me imaginaba con qué tipo de personas me iba a encontrar y me mentalizaba para pasar un día bastante largo.

Si hubiera estado con alguno de mis compañeros en este viaje, probablemente mis nervios no iban a ser los mismos, pues tenía que convivir durante toda una semana con personas que nunca antes había visto y lo más importante, transmitirles un poco de mi conocimiento adquirido durante estos años de estudio y durante las capacitaciones del proyecto, con el fin de enseñarles un poco del mundo televisivo.

El tiempo no dio para más, ya me encontraba sobre la avenida principal de Espinal y gracias a la visita realizada una semana antes, sabía las indicaciones para llegar a la Institución Educativa Técnica Industrial Félix Tiberio Guzmán. Mi reloj marcaba las 7:45a.m y la llegada para iniciar la primera sesión del taller era a las 8 de la mañana, sin embargo, era pertinente llegar antes para organizar y reconocer el lugar asignado para el desarrollo del taller.

Las expectativas eran grandes, la visita realizada con anterioridad había notado un gran interés por parte de las directivas de la Institución y esperaban mucho de mí en representación de la universidad. Al entrar, me dirigí a la oficina del señor rector Iván Pava para saludarlo cordialmente y expresarle mi interés y mis ganas por dictar las sesiones del taller a sus estudiantes, él por su lado me saludo muy amablemente y me dijo que todo estaba listo para iniciar.
 
Inmediatamente saqué todo el material de fotocopias necesario para comenzar  con la primera sesión, esperaba la presencia de un público variado entre adultos y jóvenes, sin embargo, fue en ese mismo instante donde se presentó el primer contratiempo de la semana: habían 12 estudiantes pero no la cantidad de adultos suficientes para desarrollar cabalmente el taller.
 
Estudiantes colegio Félix Tiberio Guzmán
Poniendo las dificultades a un segundo plano, decidí comenzar el taller con las personas que se encontraban, después del saludo me presenté amablemente y en cuestión de minutos expliqué la consistencia del proyecto y el cronograma de actividades a desarrollar. Durante el transcurso de la sesión y la realización de actividades, los nervios fueron desapareciendo poco a poco, logré desenvolverme sin problema a la hora de socializar los ejercicios realizados por los participantes, teniendo en cuenta que la primera unidad tiene como nombre “Conversando con las audiencias”, eso mismo hice, hablar un poco con la audiencia sobre su cercanía con la televisión.

El desarrollo de la primera sesión con el taller de la mañana, tuvo su curso normal, los participantes se expresaron interesados y participativos aspecto que me motivó para poner todo mi empeño en el asunto.

Llegada la tarde, mis expectativas en cuanto a la presencia de un buen público seguían intactas, pero al igual que por la mañana, no se cumplieron. Llegaron solo siete estudiantes y no se presentó ningún adulto, hecho que me desilusionó, pues comencé a dudar del compromiso adquirido por parte de las directivas con “Mirando cómo Miramos”.

A pesar de la no presencia de adultos en este segundo taller, tomé la decisión de comenzar con la sesión. Fue un poco desalentador ver la cara de aburrimiento de algunos participantes durante el desarrollo de la primera sesión, tanto así, que efectivamente en los días siguientes tres de los participantes de la tarde no volvieron al taller.

Terminada la sesión del segundo taller, me dirigí inmediatamente a coger mi transporte para volver a Ibagué, tengo que confesar que no hallaba la hora de llegar a mi casa para tomar un buen baño y acostarme a dormir, pero ni baño, ni dormida, pues tenía que preparar la sesión del día siguiente para no tener errores ni dar cabida a algún inconveniente que impidiera realizar el curso normal de mi segundo capítulo como tallerista.

Mi segundo día empezó nuevamente desde muy temprano, al coger el transporte a 6:30a.m, me di cuenta que desde esa hora ya el sol se asomaba plenamente, así que no quería ni imaginarme del absurdo calor que me esperaba en Espinal. Efectivamente, llegue casi sobre las 8 de la mañana como el día anterior, y el sol calentaba como si fuera el medio día, el calor era sofocante e innegablemente iba a empeorar con el paso de las horas.

Comencé con la segunda sesión del taller con el primer grupo; es en esta parte del taller donde se le debe prestar más importancia a las actividades por desarrollar, pues es la resolución del formato “Mirando cómo Miramos” después de haber visto un producto televisivo. Fue ahí donde me di cuenta de qué tanta postura crítica tenían los participantes, y una primera aproximación de cómo veían la televisión.

Estudiantes Félix Tiberio Guzmán
Pero lo que más causó emoción y capturó a los participantes, fue la actividad de “viéndonos para aprender”, los estudiantes gozaron totalmente con el hecho de filmarse ellos mismos y después verse reflejados en la pantalla disfrutando de lo realizado. La socialización fue realmente agradable y tuvimos espacio para risas y uno que otro comentario que aportara a la calidad de lo realizado. Así finalizó la segunda parte del taller en el horario de la mañana, los participantes se fueron contentos y se les notaba que ya se habían metido en este cuento.

Pasada la hora de mi almuerzo con un calor insoportable, llegó la hora de recibir a los participantes de la tarde. Las expectativas eran un poco menores y se reducieron aún más al ver faltaba gente, como anteriormente lo dije, tres de los estudiantes habían decidido no volver; de igual forma llevé a cabo con normalidad y con toda la disposición la segunda sesión.

La actitud de los jóvenes de por la tarde siguió siendo un poco pasiva, nada comparado con la presencia activa y participativa de los estudiantes de la mañana. Lo anterior, aunado con la ausencia de adultos, me hizo tomar la decisión irremediable de no seguir con el segundo taller en el horario de la tarde, pues las reglas del juego no se estaban cumpliendo.

Llegó el tercer día otra vez acompañado de mi enemigo el calor, la decisión de no seguir con los participantes de la tarde me tenía un poco desmotivado y aburrido, pero al recordar de la buena actitud y el empeño que los participantes de la mañana le estaban poniendo, me llenaba de ganas por terminar con éxito todas las sesiones restantes para completar el taller.

Todo igual, llegue antes de las 8, el calor no me dejaba solo ni un segundo y el cansancio acumulado de los días comenzaba a sentirse. El tercer día era el más clave de todos, porque al analizar un segundo producto televisivo después de haber dialogado el día anterior y de haber explicado los elementos técnicos en la realización de televisión, se tenía que evidenciar una postura mucho más crítica y reflexiva por parte de los participantes; ellos por su parte no me decepcionaron, así fue.

Al finalizar esta tercera sesión, sentía que se estaba cumpliendo el objetivo del taller, podía percibir que realmente se estaba haciendo algo por los estudiantes y adultos presentes, y que probablemente de ahora en adelante iban a ver una televisión de forma diferente. Me dirigí a mi casa tranquilo y con todas las ganas de finalizar correctamente con la última sesión al día siguiente.

Llego el día viernes para cerrar mi historia en Espinal, ni el calor, ni las dificultades, ni el cansancio acumulado de los días iba a impedir que concluyera el taller con éxito, y así paso. Realizamos sin ningún problema las actividades restantes, los participantes asumieron una buena postura a la hora de analizar una noticia narrada de dos formas diferentes y se inventaron buenas propuestas en la última actividad del taller “la programación ideal”.

Completado el taller felicité con gran orgullo a los estudiantes y adultos que asistieron con regularidad a cada sesión realizada, me despedí de los nuevos televidentes críticos que habían surgido y en el camino hacía mi casa sentía que había hecho un gran aporte a un pequeño sector del municipio, pero también, sentí que había aprendido muchas cosas de mi rol como tallerista y de cada participante. Me fui seguro de que cada taller realizado en donde me toque, será cada vez mejor que el anterior.


Espinal - Tolima
Por: Diego García Sarmiento

PROGRAMA RADIAL DE LA VOZ DEL TOLIMA



Estos audios son unas notas que salieron en la Voz del Tolima, acerca del Proyecto "Mirando cómo Miramos", donde se habla del proyecto y se entrevista al Coordinador de la zona centro, Jairo Ordóñez.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Formando Multiplicadores en el Tolima






Crónica
Pros 15 nombres más a la lista de Multiplicadores


El interés por convertirnos en televidentes críticos hizo que 15 estudiantes de últimos semestres de la Universidad del Tolima nos reuniéramos en la Universidad de Ibagué, para ver la televisión desde otro ángulo. En cuatro sesiones nos preguntamos acerca de los mensajes de los programas y los comerciales emitidos por este medio, la forma y los pasos en la realización de los mismos y, más que esto, nos permitimos pensar la televisión para hacernos detrás de la cámara y crearla, justo como deseáramos que fuese.

Durante las primeras cuatro horas empezamos a jugar con nuestra imaginación en un muy interesante paseo que nos ayudó a conocernos y, como dicen por ahí, romper el hielo. Pero más allá de eso, empezamos a pensar como un equipo, un colectivo capaz de crear historias, como la de Juanito. Un niño que vivió muchas cosas, tan extrañas e intrépidas que nos hicieron reir a grandes carcajadas, pero que terminaron siendo sólo un sueño. Interesantes discusiones acerca de cuánta televisión vemos al día, o si la vemos desde el televisor o el computador, nos hicieron afirmar cuán diferentes somos el uno del otro y, al mismo tiempo, preguntarnos si hacemos un buen uso de ella.

Es viernes, una nueva sesión debe iniciar a las dos en punto. Hoy debíamos llevar una cámara con función de video, no sabíamos para qué era exactamente. Al llegar al salón las luces estaban apagadas y una luz fuerte proyectaba una imagen en la pared. ¡Es cierto!, dos días antes habíamos acordado que íbamos a ver un capítulo de una serie colombiana y luego una serie internacional. El botón “reproducir” nos introduce a “Los Caballeros las Prefieren Brutas”, entonces entendí que los nombres de los programas también se pueden debatir. Por ejemplo, como mujer me desagrada el hecho de tener que ser bruta para que un hombre contemple la posibilidad de salir conmigo y para un caballero… no sé, mejor dejémoslo así. Sin embargo, este capítulo no concluyó, un error en el archivo hizo que pasáramos a la serie internacional. 

Inmediatamente “Bones” comenzó. En este episodio los investigadores del FBI y del Jeffersonian trabajan para condenar a una fiscal, que tenía como Alias “la enterradora”, por el homicidio de un pequeño de diez años. Después de todo el debido proceso la mujer fue declarada culpable, lo que nos hizo concluir que “¡el bien siempre triunfa!”. Un nuevo análisis surgió de la observación de esta serie. Desde los temas tratados, los personajes, sus personalidades y reacciones, hasta los planos utilizados y los efectos sonoros. En fin, todos los elementos que se utilizan para causar emociones en el espectador y que es necesario sepamos para interpretar todo lo que proviene de esa cajita mágica.
        
Una nueva actividad, aún más divertida inició. Como ya conocíamos qué debíamos tener en cuenta para contar una historia audiovisual ahora debíamos hacer una. En pequeños grupos nos esparcimos por las instalaciones de la Universidad para lograr hacer materiales nuestras ideas. En una hora se crearon cuatro interesantes historias: Supimos todo lo que hacen las mujeres en los baños, lo mal que se puede sentir un hombre al ver las lágrimas de su novia mientras le termina. Nos introducimos en los pensamientos de las personas mientras caminan por la calle y, por último, vimos las medidas que puede tomar alguien en un momento desesperado. El sol se fue y con él la segunda sesión.

Una semana después nos reunimos de nuevo. Esta vez el tema eran los comerciales, algo muy interesante de pensar, ya que en cuestión de segundos la empresa y los publicistas se tienen que encargar de promocionar los artículos de una forma creativa, que entretenga al público y que, al mismo tiempo, lo motive a consumir sus productos. Pero esto no termina allí, ahora además de analizarlo debíamos crear un comercial. El capitán Hídrico, se robó los aplausos mientras cumplía su misión de proteger el agua.

Para nuestro último día nos concentramos en aplicar lo aprendido las doce horas anteriores. Si ya sabíamos lo que hay detrás, ahora debíamos crear algo. Un programa que tuviera justo lo que deseáramos, sin importar que su fin fuera educar, informar o simplemente entretener, o ¿por qué no? que tuviera un poco de todo. El crear algo que no solamente sea para satisfacer nuestro gusto o unas necesidades de mercado, sino por el contrario, que sea para satisfacer las necesidades de la audiencia no es tarea fácil. Pero como siempre hemos sido audiencia, probablemente estemos cerca de lo que las personas en sus casas esperan tener en su programación. Después de tener el programa ideal, ahora debíamos pegar en un televisor de papel todo lo que queríamos para una programación ideal. 

La diversidad en lo que cada uno quería de la televisión ratificó lo diferentes que somos y, si esto sucedió en un grupo de quince, ¡imaginen lo que sería pensar en la gente y sus necesidades a lo largo y ancho del territorio nacional! Es importante que nunca olvidemos esto, ya que, para poder comunicarnos de manera efectiva con los demás debemos conocer su contexto cultural, social y económico. Todo esto nos llevará a entendernos con bases de respeto y nos ayudará a construir una sociedad mejor, incluyente, participativa y diversa tal y como somos nosotros. Esto se constituye como una sugerencia para que veamos televisión de otro modo, no de una manera criticona y apocalíptica, sino de una manera crítica y analítica.



Vianny
Estudiante de Comunicación Social y Periodismo
Universidad del Tolima

COMERCIAL

video 


Ejercicio de unos talleristas de la Universidad del Tolima durante su capacitación dentro del proyecto Mirando Cómo Miramos. (la crónica anexa arriba tiene más información sobre el ejercicio).